jueves, 1 de septiembre de 2011

Espolón Este a la Punta Jean Santé del Midi

Video resumen de la escalada con fotos y grabación del último largo desde arriba.



La verdad es que la idea de venir a trepar esta vía me la dió Manuel antes del verano, pero al final no pudo venir a Biescas en agosto y yo me quedé con el croquis guardado, esperando que subiera algún compañero...
Jesús y Alberto subiendo al amanecer
Con Xosé lo intentamos a primeros de agosto, pero hizo malo y no pudimos ni siquiera subir al Refugio. El 14 de agosto coincidimos Alberto, Jesús y yo en Biescas y era una buena oportunidad para vernos de nuevo delante del Midi los tres. A las 6 recogimos a Jesús y subimos al portalet. A las 6,30 empezábamos a andar.
Alberto escalando la vira de entrada a la vía
En una hora estábamos en el refugio y en poco más a pie de la via en la gran vira herbosa. Salvo un tramo de III un poco expo, el resto se sube sin problemas (sin encordar y con pies de gato).
Jesús escalando a pelo la gran vira de acceso a la via
Eso sí, hay que ir atentos, porque con el cachondeo que traíamos y las risas... vas trepando por aquí sin asegurar y no vale caerse.
Alberto comienza el primer largo del Espolón Este
Según se sube la vira encuentras algunos tinglados de rapel que interesa controlar por si llueve a la bajada. Al final de la vira se intuye el comienzo de la vía. Este primer largo tiene su paso más difícil a la entrada, pero se protege bien.
Alberto en el primer largo del Espolón Este
Algunos clavos y friends más tarde, Alberto llegó a la primera reunión donde había un par de clavos. Una repisa cómoda para los tres.
Jesús comienza el segundo largo del Espolón Este al Midi
El segundo largo se pone más vertical y aunque se hace bien, al final del mismo tiene un pasito para llegar a la reunión, protegido con un par de clavos donde la fisura se ciega.
Pablo asegura a Jesús en el comienzo del tercer largo
Esta reunión es la más incómoda de la vía, aunque tiene tres clavos, se puede reforzar. El tercer largo comienza con unos pasos finos de regletas asegurado por un par de clavos y algún allien, para después ir en busca de la travesía, donde se puede meter algún friend antes del último clavo con cintajo.
Alberto esperando en la segunda reunión
Las demás reuniones de la vía son bastantes buenas, normalmente repisas amplias donde no hay problema para estar una cordada de tres.
Pablo en la travesía del tercer largo
Después de hacer la travesía hay un clavo con unos cordinos y ya no se puede proteger más hasta la siguiente reunión, según el croquis es una zona expo donde se podría asegurar con un clavo más, pero creo que no es necesario (nosotros no llevamos).
Jesús en la tercera reunión
Como Alberto viene de una operación de hernia lumbar, no subió peso y tenía preferencia para elegir los largos que quería escalar... así que se animó de nuevo y escaló el cuarto largo. Yo seguía de segundo porteando la mochilita...
Pablo remontando el cuarto largo
El cuarto largo es sencillo, hay que subir por lo más evidente y hay buen canto, así que aunque no se pueda proteger en abundancia se hace muy bien.
Pablo comienza el quinto largo
"Quinto nunca hay malo" Mi primer largo de primero en la vía fue magnífico, un Vº de los de disfrutar, aéreo pero con canto, canto, que se equipa de lujo y bastante largo. Disfrutar y disfrutar.
Jesús y Alberto remontando el quinto largo
Iban pasando los largos y el cielo se fue nublando poco a poco, con el viento de la zona tuvimos que sacar los chubasqueros porque hacía fresquete.
Alberto terminando el quinto largo
El final del quinto largo es una bavaresa de hacer la bandera en ella. Con el subidón de escalar de primero y hacer un largo tan bonito, me encendí y quería más...
Pablo comenzando el sexto largo
Así que animado a tope, me metí en el último largo que aunque sabía que tenía una "chimenea angustiosa" pues pensé que no lo sería tanto. El comienzo ya nos indica que es un largo donde hay que escalar, se va protegiendo bien y donde no se puede, hay clavos.
Pablo en el sexto largo del Espolón Este al Midi
La chimenea se va haciendo hasta que hay una zona donde parece que no hay nada para manos y pies y hay que reptar como los gusanos o acerar... así que con algún acero de algún clavo y algún fisurerillo para mejorar el aspecto de los clavos, sales de la chimenea y te colocas debajo de un pequeño techo donde hay 2 clavos mirando para abajo con cintajos. El paso más difícil de este largo viene después de ese techo, hay un fisurero abandonado que viene muy bien para proteger el paso. Aunque lo intenté no pude hacerlo en libre y volví a acerar con algún microfriend.
Jesús remontando el sexto largo
Después del paso duro, se llega a una repisa buena para pies y ya se ve la reunión hacia la derecha. Yo pensé que aún me quedaban más metros de largo, pero son musgosos y casi nadie sigue escalando. Así que llegué con demasiado material en mi arnés, prácticamente no utilicé ningún friend grande para este largo, con fisureros y alliens fue suficiente (hay bastantes clavos).
Jesús remontando el sexto largo
Alberto remontando el sexto largo
La reunión con un par de clavos era buena, aunque la repisa no es demasiado grande. Desde aquí recuperé a mis compañeros que disfrutaron del largo tanto como yo... Empezamos a rapelar después de hacer una limpieza de cordinos viejos, reponiéndolos por cordino nuevo que había traido Jesús.

Rapelando la vía del Espolón Este al Midi
Rapelar como siempre es lo peor de escalar, a ninguno nos gusta, pero es un mal necesario... en este caso nos venía bien, porque si llovía, era una via de la que te puedes bajar. Repusimos varios cordinos y eso nos llevo tiempo. En cuatro rapeles llegamos al comienzo del primer largo después de la vira y justo comenzó a llover. La vira tiene mucha hierba y mojada escurre... la primera parte de arriba la bajamos  en ensamble asegurando un poco, la segunda parte hicimos un último rapel hasta el suelo desde una sabina.
El refugio del Pombie visto desde la vía
Más suerte imposible, llovió justo abajo, eran las tres cuando llegábamos al refugio para tomarnos unas cervezas con la refugiera que aún se acuerda de nosotros y nuestras aventuras en el Vignemale hace más de 12 años...
Marmota francesa que nos saluda
Ya sólo nos quedaba bajar al coche y llegar a casa con las familias. La vía es muy buena para una actividad rápida en el Midi y con bastante equipamiento, con posibilidad de bajarse si hace mal tiempo.
Jesús, Alberto y Pablo con el Midi al fondo
En unos 45 minutos desde el refugio estábamos en el coche y nos encontramos a gente del CANDAS de Alcobendas que nos habían visto trepando en el Midi. Nos saludamos y bajamos para Biescas.
Coquis de la via de Luichy

El croquis de la via está perfecto y es de Luichy. Gracias. Como siempre un placer escalar con los amigos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada