lunes, 12 de noviembre de 2007

Macizo del Pisón. "El Dios Yuma visita al Doctor Infierno"

Salida express a los Riglos. La idea era escaparnos Alberto, Javi y yo a escalar el Pisón por la via Murciana. La cosa se medio torció porque Alberto no pudo venir, así que cambiamos el objetivo para hacer el Pisón por alguna vía del Macizo hasta el collado y después subir hasta la cumbre.



Salimos el jueves a las 21h. y llegamos a Huesca a cenar unos pinchos por el centro (recomendable el Bar Da Vinci. C/Padre Huesca, 13. 974 225 353). Después nos fuimos a dormir al pueblo de riglos, dentro del coche porque hacía un viento huracanado. El amigo Javier lo flipó al ver mi superaislante hinchado como si llevase un colchón Flex, pero es que debo aprovechar estas noches para recuperar todo lo que no duermo en casa (por las criaturitas que tengo de 3 años y de 6 meses).



Por la mañana cuando amaneció los Riglos te ponen rápidamente en tu sitio y viendo la Murciana , casi, casi nos alegramos de no tenerle que entrar… Empezamos hacia las 10h. escalando por la Yuma , enseguida pillamos una ristra de parabolts que nos fueron sacando por pancitas, hicimos cuatro largos bastante rectos y entorno al 6a-6b, bien equipados. Creemos que son de la via “La caida de los dioses” aunque nosotros queríamos hacer la “Doctor Infierno”. Salimos al collado y a la sombra te quedabas pelao. Desde el collado sale la vía “Vuelo del buitre” que en 2 largos de 6b y 6a te lleva a la cumbre del pisón. Disfrutamos de estas 2 tiradas y a las 14h. estábamos en la cumbre.



Rapelamos de nuevo hasta el collado y nos tiramos por el circo de verano, que según nos había indicado Paco Murcia en tres rapeles de 60 mts. te coloca en el suelo.



El primer rapel baja por la canal descompuesta y llena de flora, así que al recuperar las cuerdas desde la segunda tirada ¡sorpresa! El cabo se nos enganchó en las plantas… la situación era más bien jodidilla. Sólo llevábamos cintas expres para escalar una via rota que no tiene chapas. Tampoco llevábamos navaja para cortar la cuerda, que tampoco era buena solución porque los rapeles son a 60 mts. y si perdíamos 20, sería difícil llegar al siguiente… así que Javichu, del mismisimo León, se puso como una fiera y tiró de la cuerda como un animal…. Y suerte, rompió la rama y bajó el cabo.



Los 2 siguientes rápeles se alejan de la canal y no hay problema de enredes. A las 15,30 en el suelo, bocata en el nuevo refugio de Riglos (un poco escaso para 4€) y para casa, a las 20h. estábamos en Madrid. Lo duro empezó a partir de ese momento porque Iván estaba con bronquitis, mocos, fiebre, etc.. Así que el finde de imaginaria, urgencias y todo lo bonito que es la paternidad…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada