viernes, 9 de diciembre de 2011

El Pájaro al Pisón. Riglos

Iván y Erik con el Pisón al fondo. Riglos
Hace tiempo que llevaba con ganas de hacer esta mítica vía. El problema es que desde octubre, entre los estudios y el trabajo, he dejado de entrenar y además venía con una contractura en el cuello... vamos, que cuando empezamos "pelitopatras" me preguntaba... ¿qué hago yo aquí? y esta vez lo ví claro: un curso acelerado de meditación ZEN para controlar la mente y aprovechar los recursos físicos al máximo en circunstancias adversas. Evidentemente los colegas con los que fui fueron determinantes para poder disfrutarlo: Xosé y Martín hicieron que fuera una jornada perfecta.
Xosé asegurado por Martín comienza el primer largo del Pájaro.
Una mañana fresca de invierno, en Biescas a las 9h. marcaba -3ºc, al llegar al parking de Riglos a las 10,15h. estábamos a 6º. Silvia, Erik e Iván se quedaban un rato por Riglos  a vernos escalar y después bajaron a Huesca a comer y ver una peli de cine. A las 11h. empezábamos a escalar Xosé, Martín y yo.
Xosé en el primer largo del Pájaro. Riglos
El comienzo de la via se intuye bien, a la izquierda de la cueva de la virgen. Un par de puentes de roca con un parabolt entre ellos, nos indican por donde va la via. Al ser una vía abierta desde abajo es sinuosa y hay que ir navegando en busca de algunos seguros (no hay muchos), pero se intuye bastante bien.
Martín sube los dos primeros largos del Pájaro. Riglos
Xosé unió los dos primeros largos en uno solo de unos 55 metros. Metiendo cintas largas y chapando alternamente las cuerdas no hubo mucho roce y ganamos algo de tiempo. En este largo utilizó algún seguro flotante, subimos unos alliens, fisureros y algún linkcamp. Los usamos poco.
Pablo en el tercer largo del Pájaro (6b). Riglos
Después salí yo en el tercer largo, se hace bien y los alejes no son tan grandes como en los dos primeros, aunque sigue habiendo bastante aire. No interesa unirlo con el cuarto largo porque el roce sería problemático.
Xosé comenzando el cuarto largo del Pájaro (V+). Riglos
El cuarto largo va por la izquierda de la entosta y se puede proteger con friends medianos , pero hay un par de parabolts y se puede hacer sin material, si vas sobrado como Xosé.
Xosé comienza el largo 5 del Pájaro (6b). Pisón-Riglos
A partir del quinto largo la via cambia de color... estamos en la entosta y el pisón se te echa encima... había varias cordadas por la Carnavalada y por la  Escoria Oriental. Empieza el desplome de verdad.
Pablo llegando a la R6 del Pájaro.
 Xosé al llegar a la reunión y ver que es colgada, decide alargar las cintas y continuar empalmando el 5º y 6º en uno sólo de 50 metros. Cuando remontamos Martín y yo nos queda una travesía donde mejor no caerse... pero se hace bien. En este largo hay que reposar para no petarse, llegamos a la reunión un poco hinchados.
R6. Colgados como chorizos. Vía el Pájaro. Riglos
La siguiente reunión es igualmente colgada, bueno y las dos siguientes también... así que los tres como buenos amigos compartimos el vacio a nuestros pies.
Martín y Pablo saliendo de la R6. Xosé hace la foto desde la R7. Ambiente en el Pisón.
El largo 7, el más difícil (6c) comineza con un aleje muy considerable desde el primer parabolt de reenvío de la reunión hasta el primer puente de roca. Después se va dejando hacer hasta el paso más difícil protegido por parabolt.
Xosé comienza el largo 8 del Pájaro (6b+). Riglos
El octavo largo de la vía se hace bien, aunque la llegada a la reunión es delicada se hace mejor por la derecha para después bajar un poco. Martín y yo que íbamos detrás subimos directamente a la reunión. De nuevo reunión colgada y mis brazos empezaban a no responder...
Pablo llegando a la R9 con los brazos de corchopan. El Pájaro. Riglos

El noveno largo (6b+) no tiene tanta continuidad, pero llegan algunas panzas... así que éste fue el que me remató, porque mientras podía reposar y escalar sin pasos a bloque fui bien, pero ahora ya con los brazos cansados, las panzas se me pusieron cuesta arriba... bueno, "tirando de recursos" todo se pasa.
Xosé en la primera panza del último largo del Pájaro. Riglos
Por fin la R9 en una repisa cómoda. Ya nos podemos relajar un poco y vamos más o menos en tiempo para bajar con algo de Luz. La primera panza que hay es un bloque de 6a+/b y después aunque el largo está un poco roto se plaquea bien (se puede poner algún allien) para resolver un par de panzas más fáciles y llegar al final de la vía.
Xosé nos asegura desde la última reunión con un solo parabolt en el Pájaro. Riglos

Directamente desde la última reunión Martín y yo nos dirigimos con nuestras cuerdas hasta el primer rapel de bajada para no perder nada de tiempo y no tener que utilizar el frontal para bajar. Nos empatamos con 2 chavales que terminaron el carnaval al mismo tiempo que nosotros y así montamos los rápeles por la canal de bajada más rápidamente. LLegamos a las 17h. a la cima y al último rapel volado hacia las 18h.
El pueblo de Riglos desde el último rapel volado.
El último rapel lo hicimos casi de noche, pero todos llegamos bien al suelo. Prueba conseguida y una buena vía de los Riglos en la mochila. Supongo que tendré que volver con Albertito y echaremos algunos cordinos porque interesa reponer algún que otro que empieza a estar viejuno, pero viniendo resistente y con el "coco" en su sitio, es una via muy buena para disfrutarla a tope.
El croquis que encontré en internet es perfecto para seguirla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada