sábado, 28 de febrero de 2015

Cascadas de Neila.

Lo mejor de este dia fue volver a escalar con Alberto, mi compañero de cordada, que este enero le han vuelto a operar de una segunda hernia discal... y en menos de dos meses está empezando a hacer actividad.


Alberto preparando los esquís para subir a las cascadas de Neila.
Muchos años con idea de venir a conocer esta zona de escalada en hielo, finalmente nos escapamos un sábado, saliendo de Sanagus a las 6am, cuando llegamos a las 9h. ya había muchos coches en el puerto. Nosotros utilizamos los esquís para subir y desde luego, esta aproximación lo merece porque la bajada se gana mucho tiempo.

Para la aproximación hasta las cascadas con esquís, guardamos este track.

Pablo mirando unos de los carteles informativos que encuentras en la subida
El dia estaba un poco nublado, pero la temperatura era positiva y las cascadas chorreaban agua.
El muro principal de las cascadas de Neila

En una hora y media estábamos en las primeras cascadas.


Pablo escalando una cascada corta con chupón en Neila

Pablo escalando una cascada corta con chupón en Neila

Pablo escalando una cascada corta con chupón en Neila

Alberto calentando motores.
Después montamos la reunión arriba y probamos variantes por los chupones, cortinas, etc.

Escalando en hielo en Neila

Alberto escalando en hielo en Neila

Pablo escalando en hielo en Neila

Alberto escalando en hielo en Neila
Pablo escalando en hielo en Neila

Alberto escalando en hielo en Neila

Pablo escalando en hielo en Neila

Volviendo con los esquís a la espalda... pero solo un corto tramo.

Pablo y Alberto saliendo de la zona de cascadas para volver esquiando.
Una mañana de risas y antebrazos, practicando con las botas de esquí y los monopunta.
Alberto con buenas sensaciones, una bajada esquiando muy agradable e incluso cogimos alguna zona de buena nieve. A las 16h. estábamos en el coche y en 2,30h. volvimos por las carreteras interiores hasta casa pasando por Riaza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada