miércoles, 27 de agosto de 2014

Vía del Silencio a la Visera. Autoprotección en Riglos.

Una semana más tarde volvemos a repetir en Riglos. Aunque los tres queríamos haber ido a Ordesa a cacharrear, finalmente las posibilidades de tormentas del Pirineo nos hicieron volver a los Mallos. Como el calor aprieta y hay pocas vías de utilizar seguros flotantes, pensamos que esta vía era buena candidata para que Juanjo y Álvaro se conociesen y los tres nos divirtiéramos ... ¿en silencio?.... Noooo!
Chimenea a la sombra que separa el Frechín de la Visera. Riglos
Quedamos Juanjo y yo con Álvaro en Hostal de Ipies a las 8,30h. a las 10h. aprox. empezábamos a escalar con unas 16 cintas, juego de Totem, semáforo de allien y C2,C3, C4. Más que suficiente.Nuestros compañeros (Rober, Quique y José Luis) que durmieron en Riglos, se van a subir al Pisón
Alvaro y Juanjo comienzan el primer largo, asegurados desde la R2.

La vía comienza a la sombra de la chimenea que se forma entre el Frechín y la Visera. Decidimos hacer tres largos cada uno para no perder mucho tiempo en los cambios de cuerdas. Como yo había estado hace poco, elegí los tres primeros largos (para eso soy el abuelo de la cordada, ¿no?).

Los dos primeros largos se empalman bien, poniendo cintas largas.

Juanjo y Alvaro ascienden los dos primeros largos de la vía del Silencio a la visera. Riglos.

Juanjo y Alvaro ascienden los dos primeros largos de la vía del Silencio a la visera. Riglos.

Juanjo y Alvaro ascienden los dos primeros largos de la vía del Silencio a la visera. Riglos.

Alvaro llegando a la R2 de la vía del Silencio a la visera. Riglos.
Monté mi "quas" en la R2 y salí a por el tercer largo. Éste ya se va poniendo más tieso y hay que ir protegiendo, la roca hasta el quinto largo es bastante buena.

Alvaro y Juanjo ascienden el tercer largo de la vía del Silencio a la visera. Riglos.

Alvaro  asciende el tercer largo de la vía del Silencio a la visera. Riglos.

Alvaro y Juanjo ascienden el tercer largo de la vía del Silencio a la visera. Riglos.

Alvaro y Juanjo ascienden el tercer largo de la vía del Silencio a la visera. Riglos.
Alvaro y Juanjo llegando a la tercera reunión de la vía del Silencio a la visera. Riglos.

Alvaro y Juanjo ascienden el tercer largo de la vía del Silencio a la visera. Riglos.

Pablo Velasco, Alvaro Novellón y Juanjo Cano de "buen rollo" en la tercera reunión de la Vía del Silencio a la visera. Riglos
Cambiamos cuerdas y le toca a Álvaro hacer los tres largos próximos. El primero de ellos tiene la panza más difícil de la vía, pero está bien asegurada con parabolts y algún buril. También hay que ir protegiéndose. Largo atlético que Alvarito resuelve sin problemas.
Alvaro Novellón escala el cuarto largo de la vía del silencio a la visera. Riglos

Alvaro Novellón escala el cuarto largo de la vía del silencio a la visera. Riglos

Alvaro Novellón escala el cuarto largo de la vía del silencio a la visera. Riglos
Monta reunión, repisa amplia  y no sé como lo hacemos los tres técnicos en montaña para no utilizar el punto central de las reuniones tan bonitas que hacemos...  como nos vean los pofes, nos suspenden con carácter retroactivo....
Alvaro me asegura llegando a la cuarta reunión de la vía.
El siguiente largo es cortito y se usa el C4 para asegurar la salida hasta la R5. No interesa empalmarlo con el siguiente.

Alvaro Novellón escala el quinto largo de la vía del silencio a la visera. Riglos

Alvaro Novellón escala el quinto largo de la vía del silencio a la visera. Riglos
Alvaro Novellón escala el quinto largo de la vía del silencio a la visera. Riglos
Álvaro monta la R5 que es bastante incómoda para tres y sale echando chispas a por el sexto largo. El sol se nos acerca por la espalda y azuza el calor. Juanjo y yo vemos como Álvaro escala este largo, chino-chano, donde la roca empieza a ser algo peor...




Juanjo y Pablo en la R5 de la via

Alvaro Novellón escala el sexto largo de la vía del silencio a la visera. Riglos
En la siguiente reunión que vuelve a ser cómoda hacemos el traspaso de "poderes" a Juanjo que le toca escalar los tres últimos largos sinuosos y algo expos. Sube sin ningún problema las panzas y travesías, eso sí, con cuidado de no tirarnos nada...


Juanjo Cano escala el séptimo largo de la vía del silencio a la visera. Riglos

Autoprotección en Riglos.

Alvaro Novellón remonta el séptimo largo, no te caigas que pegas un pendulazoooooo

Juanjo Cano escala el octavo largo de la vía del silencio a la visera. Riglos
Reunión cómoda de nuevo en una gran terraza debajo de una panza y ya sólo nos queda el último largo. Son las 14h. y hace un sol de justicia... 

Alvaro escala la última panza de la vía del silencio a la visera. Riglos
Arriba nos recoge a los dos y divisamos en el Pisón a Rober, Quique y José Luis que están en su último largo.

Juanjo en la R9 de la vía del silencio a la visera. Riglos
Hacemos unas fotos a nuestra cordada amiga en el Pisón:
José Luis asegurando, Rober escalando y Quique en la reunión de abajo. El Pisón. Riglos
Mientras estos dos cracks se preparan para bajar al bar a comernos un buen bocata con una cerveza bien fria.

Dos jóvenes alpinistas como la copa de un pino en la cima de la Visera

Juanjo Cano, Álvaro Novellón y Pablo Velasco en la cima de la visera. Riglos.
A las tres pasadas llegamos al bar del puro, comemos y bebemos esperando a que nuestros compañeros bajen del pisón. Un placer de nuevo compartir cuerdas con estos dos titanes.
Un abrazote.
En el bar del Puro, tomando unas viandas y refrigerios.

El corquis que utilizamos para escalar está perfecto:
Croquis utilizado para escalar la vía del silencio a la visera. Riglos









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada