viernes, 12 de noviembre de 2010

Riglos. Pisón. Vicente Inocente

De nuevo volvemos a Riglos, como siempre con muchas ganas y además con muy buena compañía, a saber: Paco, Carlos, Alberto, Xosé, Martin, Jesús, Albert, Yoli y yo. Increible pero cierto, entramos todos en la casa que tiene Xosé en Huesca... durmiendo en los pasillos pero con buen ambiente (y algunos ronquidos).
El pisón desde el pueblo de Riglos
A primera hora hacía fresco y hubo algo de niebla, pero según fue disipándose y apareciendo el sol, subieron los grados y el calor apretó en la pared.
Albert en el primer paso del carnaval




Por la carnaval comenzaron en cordada: Albert, Jesús y Yolanda.

Albert en el primer largo del carnaval
Ya había alguna otra cordada por encima de ellos... al que madruga ...le ayuda!


Jesús remonta el largo y a Yolanda se le atragante el paso de la entrada...
finalmente deciden bajar y hacer otra línea.
Xosé comenzando el primer largo de la Escoria Oriental
La siguiente cordada eran Xosé y Martín por la Escoria Oriental. Cordada de 2 con cuerdita simple y grillo... disfrutando de lo lindo!
Alberto comenzando el primer largo de la Vicente



Nosotros tres (Paco, Alberto y yo) comenzamos un poco más tarde porque había una cordada que comenzó por la Vicente al ver que la Murciana estaba ocupada. Nos tocó esperar y nos lanzaron un bolo que aterrizó entre Paco y yo, mientras, comenzaba escalar Alberto.



Primer largo para entrar en calor... Albertito negociando las panzas.
Paco asegurando a Alberto desde la primera reunión
En el primer largo ya nos sobran los forros y en la primera reunión ya hecho en falta mi camelback de 3 litros... aunque subimos 2 litros para los tres, yo me hubiese bebido 3 litros solo.
Alberto comienza el segundo largo de la Vicente, mientras una cordada que está por encima de nosotros por la Murciana se preparan para rapelar... jaleo seguro.
Comienzo a escalar el tercer largo, antes de que lleguen los del rapel a nuestra reunión... hay que ir con cuidado por si nos tiran algo rapelando.
Me escapo del lio que se forma en la reunión y llego al paso de 6b+, le digo a Alberto que esté al lorito! me toca reposar en alguna chapa, lo hago y recupero, pero todo muy digno, que el culo empieza a apretarse...
Desde la tercera reunión se pueden empalmar 2 antiguos largos de 6a en uno de 57 metros, graduado de 6b por la continuidad... hay canto prominente (inhumano como dice Paco) pero es un largo, largo y desploma que no es broma! para mi, el mejor de la vía.


Video grabado desde la cuarta reunión a Paco  y Alberto, se ve a una cordada por la izquierda que ascendía por la Murciana en artificial con estribos...
Alberto remontando el cuarto largo y disfrutando de los bolos.

Paco entrando en la cuarta reunión.
Paco Murcia en el quinto largo, 7a de la Vicente Inocente.
Ahora le toca al maestro de ceremonias, tres largos que te quitan el hipo rápido: El primero con el paso más duro de todos 7a, la cordada que subía por encima se escaquearon por la Murciana.
Pablo remontando el quinto largo y Alberto comparte la reunión con los chavales navarros que nos seguían por la Vicente. Cordada de tres a la derecha por la Murciana, aquí es muy fácil y tentador pasarse a laurciana y escaparse de los últimos largos más peleones y obligados de la Vicente.
Paco éscala el último largo de la via
En la foto Paco en el séptimo y último largo de la via, después de hacer el sexto largo de 6b/c, para mi el más mantenido de la vía y con panzas muy delicadas de ñapas (ese largo me mató por completo, menos mal que Albertito me dejó beber todo el poco agua que nos quedaba y así pude salir por el último largo más dignamente...)
Yolanda rapelando por la canales de bajada
Nos reunimos en la cumbre del pisón con Xosé y Martin que nos esperaban hacía un rato porque subieron con una sola cuerda y así rapelábamos todos juntos. La cordada de Jesús, Albert y Yoli, después de la vía Todo tiene fin, se hicieron el espolón adamelo en tres largos de 60 y nos alcanzaron cuando bajábamos por las canales de descenso.

Los últimos rapelaron casi de noche, ya se nota el cambio de hora. Bajamos al bar de Toño y nos metimos unas cuantas jarras de cerveza y unos bocatas, para recuperar... después bajamos a Huesca a casa de Xosé a dormir los 8 con las esterillas, sacos, colchones, sofa, etc. Para el domingo no daban muy buena previsión del tiempo, pero mañana será otro día.
El domingo amaneció cubierto y fresco, pero se podía escalar. Organizamos las cordadas: Alberto y Carlos al macizo del pisón, Albert y Yolanda al Frechin, Xosé y Martin al Cuchillo y Jesús y yo al espolón arrabal. Paco dejaba descansar a su hombro.

Xosé y Martín llegando a la primera reunión de su vía en el mallo cuchillo, al lado de la nuestra.

El espolón arrabal está reequipado, el primer largo V+, el segundo 6b+, el tercero V+ y el último 6a. Hace falta que se escale más para que se limpie de roca suelta.
Jesús y yo nos preparamos para rapelar a la vez con los 2 grillos por la cuerda 10x70.
Después hicimos 2 largos de la via todo tiene fin, superguapa via de panzas y canto. Hacia las 14h. nos bajamos porque chispeó y porque todos estaban bajando para comer algo y volver a los domicilios. Como siempre un finde de estos nos recargan las pilas para rato, aunque ya estamos nervisosos por volver y hacer otra más, ¿será la llamada del vacio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada