lunes, 11 de mayo de 2009

Puig Campana, Espolón Central + Peñón Ifach, Costa blanca

La idea inicial para este finde era ir a la Norte del Anayet, que llevamos varios años con ganas de hacerla.
La previsión del tiempo nos hizo cambiar de destino el mismo jueves y buscar el mejor tiempo en la costa levantina, así que nos marchamos para Calpe. Quedamos allí con Jesús y salimos de Madrid Jorge, Fernando y yo,  Alberto  y Xosé esta vez no han podido venir.... ¡qué pena!


El post de este finde no trata sólo de la escalada en cuanto a dificultad, compromiso, patio, y todas esas cosas que nos gustan leer para imaginarnos allí, flipando... NO, con este pequeño artículo me gustaría explicar lo que es disfrutar de los colegas, la amistad en el monte, aunque suene cursi, este finde ha sido de disfrute y de superación del peor de nuestros enemigos: el factor psicológico en la escalada.

Todo el que tenga un poco de experiencia escalando, ha comprobado que más de una vez, lo ha hecho gracias a  una buena predisposición psicologico-positiva y sin embargo cuando uno va mal de "coco" escala fatal o se retira de una pared porque simplemente "no lo ve". A mi me ha sucedido muchas veces y sobre todo cuando uno lleva tiempo sin escalar, sin entrenar, subidito de peso, etc. son factores que normalmente "te pesan en la cabeza" y no te dejan progresar y menos aún disfrutar.

Por poneros en situación, Fernando se descolgó hace unos cuantos años de las salidas regulares que intentamos hacer y aunque ha venido a algunas de las mejores de esta decáda (Ravier al Tozal o leau leau en Izas) es verdad que en los últimos 9 años escala poco, se ha dedicado a correr maratones y carreras populares.
El finde lo habíamos planificado para disfrutar, así que fuimos a hacer el Espolón Central del Puig Campana el sábado y el diedro UBSA el domingo, dos escaldas bastante asequibles y que reunían las condiciones para pasarlo en grande, cachondeo y hacer que el Fernan se reenganche al mundo vertical...

El sábado triunfamos, quedamos con Jesús a las 8,30h. en Finestrat. Subimos al pie de la via y empezamos a escalar detrás de 2 cordadas hacia la 10h. el espolón central es una via placer, canto abundante, fácil de proteger y muy disfrutona. Nosotros íbamos en 2 cordadas de 2 con cuerda simple, así que hicimos las reuniones a dobles, en 6 largos llegamos al final de la via. Pudimos adelantar a las otras cordadas y a las 13h. estábamos arriba, bajamos por la pedrera inmunda y a las 15,30h. estábamos en Calpe comiendo una rica paella.

El domingo amaneció un poco cubierto e incluso chispeo, fuimos a las 9h. al peñón pero ya había tres cordadas metidas en el diedro... así que optamos por entrar por la Costa Blanca hasta el cuarto largo y después salir por los 2 últimos largos del diedro UBSA. Esta via es bastante mantenida en el 6a-6b, el Fernan subió muy bien hasta el tercer largo, aunque el cuarto es un poco más perro y se batió el cobre como un champion... finalmente salimos por el diedro UBSA y bajamos los cuatro a comer algo antes de volvernos para casa. Lección para navegantes: si tu cabeza dice que sí, puedes hacer lo que te propongas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada