miércoles, 8 de agosto de 2001

Alpes Italianos. Cervino por la arista Lion + Gran Paradiso


¿Quién no conoce el Cervino y ha soñado con subir a su cima puntiaguda? Nosotros llevábamos años pensando en poder hacer cima en esta montaña, para muchos la más bonita de los alpes y quizás una de las más conocidas de la tierra. El último cuatromil conquistado, con una historia épica de su primera ascensión. Después de haber viajado a Africa dos años seguidos a intentar hacer cumbre el el Mt. Kenya y de haber subido a lo más alto del Kilimanjaro, volvimos a los Alpes. En el verano de 2001 subimos con las furgonetas: Jesús y Raquel con la vanette de sus padres, Alberto y Celia con la chrysler y Silvia y yo con la furgoneta del amor. También nos caompañaron Jorge y Ramón.

Primero fuimos a hacer un cuatromil asequible para todos, el Gran Paradiso, así nos servía a nostros para aclimatar e intentar después nuestro objetivo: el Cervino. desde la vertiente italiano el macizo del Mont Blanc asusta..., fuimos hasta cervinia y marcamos nuestro objetivo por la arista Lion.

Las chicas y Ramón se quedaron en Cervinia y pudieron seguir nuestra escalada con prismáticos. La primera jornada salimos tranquilamente desde el pueblo dirección al refugio Carrel al que hay que llegar escalando. La via estaba bastante equipada en los ramos clave con maromas o con cadenas. Pero había flanqueos o pasos que eran sencillos pero donde no vale caerse... vimos como un polaco o ruso estuvo a punto de irse ladera abajo en uno de esos flanqueos y su colega casi que le echaba la bronca... nosotros flipábamos ¡eso es compañerismo!

La chimenea que después sufrió un derrumbe y ha desaparecido estaba asegurada con una cadena. El refugio carrel es una caseta suspendida en medio de la arista con unos cuanto catres y algunos utensilios de cocina para poder fundir nieve. Las vistas son increibles.

Cenamos algo y dormimos poco, a las 5 en pie y en cuanto salimos ya había cola para encaromarse a la arista. La salida del refu se hace por una cadena para remontar un pequeño extraplomo. El jorge que se había olvidado el frontal y se había subido el magnesio... que máquina!

En general la ascensión va transcurriendo rápidamente por la vertiente italiana y a veces salimos más hacia la cara norte donde aparecen restos de nieve. Hace fresco y con unos guantes vamos bien. Los guias suben a todo rabo para ver si consiguen machacar al cliente y bajarse sin hacer cumbre. No esperan a nadie y pasan por encima de tus cuerdas sin preguntar... nosotros estamos bien aclimatados y mantenemos el ritmo.


Hicimos dos cordadas, cada una con una cuerda de 8x60 metros y las llevábamos laceadas para escalar en ensamblé, Jorge y Jes´su en una y Alberto y yo en otra. También subimos material de escalada, pero sinceramente no hace falta, con llevar algunas cintas express y mosquetones de seguro grandes valdría, porque los pasos están asegurados.

LLevamos los crampones pero no hicieron falta, la nieve manteníatenía traza y con cuidado se pasaba bien. Algún cliente pasaba arrastras literalmente o a caballo, mientras el guía ni le miraba....

Después de 6 horas a las 12h. hacíamos cumbre en el cervino. Un dia espléndido, ahora tocaba lo peor: la bajada rapelando. Los guias lo tienen matizado y descuelgan a los clientes para después ellos destrepar.

Nosotros cometimos el error de unir las cuerdas para hacer rápeles largos a 60 metros... y claro, las cuerdas se enredaron y tuvimos que subir a recuperarlas... total otras 6 horas para volver al refugio.

Serían las 18h. cuando llegamos al refugio, comimos algo y bebimos lo que nos quedaba de agua. Continuamos la bajada ahora con el macuto cargado con el saco, cocina, etc. llegamos de noche al pueblo hacia las 23h., aún recordamos los pies de Jorge: 2 agujeros en los talones por las rozaduras de las Nepal-TOP, cualquier otro hubiese llamado al helicóptero. Más felices que cuatro niños con juguete nuevo, nos abrazamos y conseguimos un sueño juntos que a ninguno se nos olvidrá en nuestra vida: El Cervino.
Después cada uno prosiguió con su viaje, Silvi y yo nos pegamos un rulo por Europa con la furgo y rita, conocimos Milan, el lago de Aosta, Dolomitas, Nurenberg, Munich, Berlín, Amsterdam, Brujas, Paris...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada